Chistes cortos buenos

Chistes cortos buenos
Esto es un chico que le dice al taxista:
-Me deja, por favor, en el semáforo.
Y el taxista le contesta:
-Ya si eso le dejo en la esquina, y usted ya verá cómo sube.



Un día a las tres de la mañana le dice una niña pequeña a su madre:
-Mamá he hecho pipi, pero no he tirado de la cadena para no despertarte, ok?

Esto es un socorrista que le dice a una chica:
-Señorita ¿usted no nada nada?
Y ella le responde:
-No, porque no traje traje.

¿Por qué Bob esponja no va al gimnasio?
Porque ya está muy cuadrado.

Un día llega el profesor a clase, y le da a Pepito una pata de pollo...
-A partir de ésta pata, dígame qué clase de animal es éste, cómo se reproduce y se alimenta:
-¿Solo viendo una pata?. No lo sé...
-Pues suspendido. Dígame su nombre y apellidos.
Entonces Pepito, se quita el zapato, le enseña su pie al profesor y le dice:
-Descúbralo usted mismo.

Una curiosisdad...
¿Por qué el sol oscurece la piel pero aclara el pelo?

-Raquel, ¿de dónde estamos más cerca, de Australia o de la Luna?
-De la Luna, porque se ve desde aquí...

Le pregunta la profesora a un niño:
-Juanito ¿qué me puedes decir sobre la muerte de Napoleón Bonaparte?.
Y éste le responde:
-Pues que lo siento mucho.

En qué se parece un huevo a un dedo...
¡En que los dos tienen yema!
-Mamá, mamá en el colegio me llaman chulo.
-¿Cómo hijo?
-Yo no repito las cosas 2 veces.

-¿Oye viste el apagón de anoche?
-No porque en mi casa no había luz...

Esto es un niño que está hablando con una caja de zapatos y dice su padre:
-¿Por qué hablas con la caja?
Y el niño le dice:
-Porque pone Converse.

-Papá, ¿qué se siente al tener un hijo tan guapo?.
-No sé hijo, pregúntale a tu abuelo.

Esto es un playmovil que va a un bar y le dice al camarero:
-Por favor, ponme una fanta.
Y le contesta el camarero:
-¿De naranja o de limón?
Y dice el playmovil:
-Me da igual porque no me lo voy a beber...

-Tienes dos opciones, una ignorarme y la segunda escucharme.
-Ehh? perdón, ¿qué dijiste?
-No se pueden las dos opciones juntas.

Está un ciego pidiendo plata en una esquina,
Entonces pasa un millonario que es pelón y le dice al ciego:
-Te daré una fortuna si no estás fingiendo.
Luego el ciego dice: 
-Que Dios se lo pague, y le haga crecer su pelo.

-Mamá, mamá, en el colegio me dicen que tengo los pies grandes.
-No te preocupes hijo, solo mete los zapatos en el garaje.

Llega Jaimito y le dice a su novia:
-Mi amor hay una voz que no me deja hablar contigo por el teléfono.
Y la novia de Jaimito le dice:
- ¿Cuál?
(Su saldo no es suficiente para realizar esta llamada.)

-Jo, tío no salgas porque hay muchos locos sueltos.
-No importa ya que yo soy invisible.

Es que Pepito va a una panadería y dice:
Deme un pan de agua con sorbete.

Había una vez dos vacas una dice:
-Muuuuuuuu
Y la otra le dice:
-Habla bien que no te entiendo.


No comments:

Post a Comment